CUPÓN:

PROFESIONAL

10% DCTO. en todas nuestras capacitaciones online

días
horas
minutos

5 HABILIDADES PARA MEJORAR TU PERFIL LABORAL

1. Gestión del Tiempo

Un empleado que pierde el tiempo es un empleado que nadie quiere tener en su plantilla.

Contratar a una persona que no gestiona el tiempo adecuadamente supone pérdidas económicas para la empresa, así que, si queremos tener un buen perfil profesional, más vale que aprendamos a planificarnos el trabajo adecuadamente.

Si cada día nos hacemos una lista de tareas o de objetivos que cumplir será más probable que no acabemos distraídos y perdiendo el tiempo. Las charlas con los compañeros hay que reservarlas para las horas libres y ayuda mucho quitarse de delante cualquier distracción (como el móvil o las redes sociales).

Las empresas quieren que saquemos el mayor rendimiento de nuestra jornada (para algo nos pagan), no que vayamos a calentar el asiento y, por eso, aprender a gestionar el tiempo es esencial si queremos tener un buen perfil profesional y un trabajo duradero.

2. Ganas de aprender y humildad

No siempre se espera que una persona recién contratada sea un experto en el desarrollo de un trabajo. Lo que sí se espera es que tenga una actitud curiosa y ganas de aprender para que, en poco tiempo, aporte lo mejor de sí mismo a la empresa.

Cuando acabamos de graduarnos y de conseguir nuestro Título, por muy buenas notas que hayamos sacado, aún no podemos considerarnos expertos. Podemos controlar muy bien la parte teórica de nuestra profesión, pero de ahí a ponerla en práctica hay un trecho. Por eso es importante que seamos humildes, que aceptemos los consejos de otros con más experiencia y que sigamos formándonos continuamente para aportar nuevas ideas.

La experiencia laboral es, claramente, una ventaja, pero si demostramos que tenemos un perfil profesional proactivo y que somos personas con capacidad para aprender y adaptarnos, compensaremos esa falta de experiencia.

3. Inteligencia Emocional

Entrenar la inteligencia emocional no es solo muy útil para mejora el perfil profesional, sino que es útil para todo en la vida.

Lo que se conoce como inteligencia emocional son un conjunto de habilidades que nos permiten gestionar y expresar nuestras emociones adecuadamente, así como entender las de los demás.

Poseer una buena inteligencia emocional nos hace capaces de superar las frustraciones del día a día y saber motivarnos adecuadamente para desempeñar nuestras funciones; nos permite empatizar con los demás y escuchar sus necesidades; facilita que controlemos nuestros impulsos y que sepamos retrasar las gratificaciones; que podamos nivelar nuestro estado de ánimo y que no nos afecte negativamente en nuestras tareas; que podamos establecer relaciones de confianza con los demás y muchas otras cosas que nos van a proporcionar, en definitiva, un adecuado equilibrio mental y unas buenas relaciones sociales.

Una persona que tenga bien desarrolladas estas habilidades, tendrá un perfil profesional muy deseable para cualquier empresa (incluso aunque carezca de experiencia). La buena noticia es que la inteligencia emocional no es innata: puede entrenarse.

4. Confiar en uno mismo

A veces se confunde la confianza en uno mismo con el narcisismo, pero no tiene nada que ver. Confiar en nuestras propias habilidades no es creer que somos mejores que los demás, sino tener la capacidad y la energía para enfrentarnos a cualquier problema que pueda surgir con una actitud positiva y sacando siempre de la experiencia un buen aprendizaje.

Se trata de que nos sintamos seguros de nuestros conocimientos y habilidades para saber que no nos quedaremos paralizados ante cualquier contratiempo.

Para una empresa es esencial que sus empleados tengan confianza en sí mismos, porque serán más resolutivos y proactivos.

5. Buenas relaciones interpersonales

No hace falta ser un influencer o tener siete millones de seguidores en redes sociales, lo importante es que sepamos llevarnos bien con nuestros compañeros y jefes.

Llevarse bien no significa tampoco que tengan que ser nuestros mejores amigos; basta con que tengamos una actitud cordial y sepamos trabajar en equipo. También hay que saber aceptar sin conflictos la autoridad y las opiniones de las personas de mayor rango.

Cuando somos capaces de tener buenas relaciones interpersonales, también haremos un mejor networking y nos será más fácil ascender en una empresa o encontrar trabajos mejores.

Es una manera de abrirnos nuevos caminos y también de estar a gusto y sentirnos queridos en nuestros puestos.

Que un trabajador sepa mantener buenas relaciones interpersonales hará que tenga un perfil profesional más atractivo y que sus compañeros hablen bien de él y se encuentren cómodos trabajando a su lado.

A menudo, cuando pensamos en la salud en nuestros puestos de trabajo, nos viene a la cabeza únicamente la salud física: la prevención de riesgos, asientos homologados, descansos para la vista…

Y la salud mental pasa a ser la gran olvidada en el entorno corporativo.

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es “un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad”.

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es «un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad».

Al final, todas las personas tenemos nuestros altibajos. Momentos en los que estamos más agobiados, más estresados o más deprimidos. A veces, estos momentos, si no se superan, pueden convertirse en problemas de salud mental graves como la ansiedad o la depresión. 

Aprende a gestionar el activo más importante de las organizaciones y a implementar hábitos de bienestar laboral con el Diplomado online: PSICOLOGÍA ORGANIZACIONAL Y EMPRESARIAL

Fuente: https://www.etitulo.com/2020/09/17/5-habilidades-para-mejorar-tu-perfil-profesional/

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Solicita más información